RSL descubre practicante del Barcelona en el lugar menos pensado

KANSAS CITY, Mo. – Mientras que en el Centro de Convenciones de Kansas City culminaba el SuperDraft de la MLS 2012, a miles de millas de distancia, en una casa de familia de las muchas que hay en Medellín, Colombia, Sebastián Velásquez y sus más allegados explotaban de felicidad y orgullo.

Y es que no es para menos, ya que el joven atacante fue seleccionado por el Real Salt Lake en el antepenúltimo espacio de selección del evento, culminando una larga y ardorosa búsqueda por parte del jugador para convertirse en profesional.

“Empecé a llorar, fue una alegría muy grande”, le dijo Velásquez a FutbolMLS.com  entrecortado de la emoción desde Colombia, pocas horas después de haber sido seleccionado. “Para mí es un logro en el que por tanto tiempo he trabajado, desde niño siempre quise ser profesional”.

“Estaba siguiendo el Draft desde aquí [Colombia]”, continuó. “No vi la ceremonia, pero cuando vi online el nombre mío me asusté”.

Ese susto es justificado, ya que esa búsqueda y determinación lo llevaron desde los clubes recreacionales de Carolina del Sur hasta la academia juvenil de Barcelona y después a una pequeña universidad en los Estados Unidos, donde finalmente fue descubierto por los entrenadores de Real Salt Lake.

No va solo

En el club monarca, Velásquez también tendrá el gusto de jugar al lado de uno de sus compañeros de su niñez, el uruguayo Enzo Martínez, quien también fue seleccionado en el SuperDraft, pero en la primera ronda como uno de los mejores prospectos del evento.

“Él vive como a dos horas de mi casa y él y yo nos conocimos siempre como rivales. Siempre eran clásicos cuando el traía sus amigos y yo los míos y jugábamos”, recordó Velásquez sobre su relación con el uruguayo.

 “Siempre quise jugar con él y nos pasamos al mismo equipo juvenil, en ese equipo quedamos como campeones nacionales. Conozco muy bien a su familia, a su hermanito y a su hermana. Me volví loco cuando lo escogieron a él y esperaba que me escogieran a mí y gracias a Dios se dio la oportunidad”, agregó.

Una historia muy peculiar

 A diferencia de Martínez, quien brilló a nivel universitario con la Universidad de Carolina del Norte y siguió la carrera común del jugador profesional estadounidense, Velásquez siguió un camino mucho más particular.

El joven colombiano, quien llegó a los Estados Unidos a los dos años de edad con su madre, brilló a nivel juvenil en clubes locales mientras estudiaba la secundaria, hasta el punto de ser invitado a los entrenamientos de las selecciones juveniles de Estados Unidos en Florida. Sin embargo, por el hecho de tener solamente papeles de residencia en Norteamérica, no pudo continuar.   

“Me invitaron a entrenar, pero cuando se dieron cuenta que no tenía ciudadanía entonces no me aceptaron”, dijo el atacante colombiano.

Con esa oportunidad cerrada por el momento, Velásquez buscó un riesgoso camino hacia su sueño: dejar sus estudios e intentar en las pruebas del FC Barcelona en España. Fue así como a sus 17 años, sin terminar la secundaria, decidió viajar a Europa con una visa de turista y probarse en la academia del gigante club catalán, pasando también por pruebas con el Espanyol de ese país.

“Fui a probar con el Barcelona y me fue bien, pero solo tenía una visa de turista y solo era por cinco días y las cosas no se dieron cuando fui al Espanyol porque escogieron a otras dos personas en las pruebas”, dijo Velásquez, quien regresó a los Estados Unidos a terminar sus estudios en una pequeña universidad en Carolina del Sur, Spartanburg Methodist, donde esperaba hacer un buen trabajo para atraer la atención de alguna universidad prestigiosa y acompañar a su viejo amigo Martínez en las divisiones más grandes del país a nivel universitario.

 “Nadie sabe dónde queda Spartanburg”, dijo entre risas el joven colombiano. “Pero me dieron la oportunidad de jugar y en esas dos temporadas me fue muy bien”.

Tan bien le fue a Velásquez con Spartanburg Methodist (35 goles y 16 asistencias en su última temporada), que eso le mereció una prueba con el Real Salt Lake entre el 8 y 11 de diciembre.

“Nunca me gradué, me salí de la escuela, pero pedí la oportunidad en el Junior College buscando jugar en División 1 y los técnicos fueron los que hablaron con el Real Salt Lake para que me dieran mi oportunidad”, dijo Velásquez. “En diciembre me dieron la oportunidad de ir a probar, lo fui a hacer  y me descubrieron”.

Desde ese momento, el atacante cafetero se ganó la admiración del grupo del DT Jason Kreis, quienes se mantuvieron en contacto mientras el jugador se encontraba en Colombia visitando a su madre, que se repatrió hace un año.

“Ellos [RSL] me dijeron que estaban interesados en mí y que de pronto en las otras dos rondas del  Draft suplementario [evento que ocurre después de SuperDraft con los jugadores no elegidos] me iban a escoger”, dijo Velásquez, quien nunca imaginó que el club fuera a seleccionarlo en el evento más grande de la MLS a nivel universitario.

“Hace unos días me dijeron que le pusiera ojo al SuperDraft. Estuve esperando, estaba sudando y cuando vi el nombre mío, me volví loco”, expresó.

Solo un comienzo

Con el sueño de llegar a un equipo profesional ya realizado, Velásquez sabe que un importante capitulo en su vida ha terminado, pero que otro aún más largo y agotador lo espera.

“Los profesionales siempre dicen ‘fácil es llegar pero lo duro es mantenerse’”, dijo Velásquez, determinado a ganarse el respeto de sus nuevos compañeros de equipo. “Ojala pueda compartir este logro con todos aquellos que me conocen. Espero verme algún día debutando con el Real Salt Lake”.

Sin embargo, por ahora, el joven colombiano solo quiere disfrutar el momento, gozar de la nueva oportunidad que se la dado y servir como ejemplo para todos aquellos que algún día sueñan con superar los obstáculos de la vida para llegar a sus metas.

 “Quiero darles mis saludos a todos, decirles que cuando uno se propone un sueño, puede lograrse donde sea. Uno tiene que tener confianza en diosito y luchar por lo que uno quiere”, concluyó.