Las Once del '11: Dwayne de Rosario, un MVP ambulante

Las Once del 2011: Dwayne De Rosario

Photo Credit: 
Getty Images

El 2011 será recordado como el año en que el MVP de la temporada se lo llevó un jugador que vistió tres camisetas. 

Jugando para Toronto FC, New York Red Bulls y D.C. United, Dwayne De Rosario sumó 16 goles y 12 asistencias. Números asombrosos, que no fueron suficiente para que De Rosario jugará los playoffs. Todo un escándalo. El canadiense es el primer MVP que no lleva a su equipo a la Liguilla. Es el primer MVP juzgado por su nivel en la cancha en cada jornada sin importar el lugar de su equipo en la tabla.

Fue por lo hecho en el D.C. United que DeRo postuló su nombre para el máximo galardón individual. Con los capitalinos marcó 13 goles y tuvo 7 asistencias. Desde su llegada a finales de junio, De Rosario tuvo comportamiento de crack. Su primer gol con el United lo marcó a su regreso al Red Bull Arena. El 6 de agosto, anotó un triplete contra Toronto después que el arquero del United Bill Hamid fuera expulsado. En septiembre anotó otro hat trick en la goleada 4-1 sobre Real Salt Lake. Los tres goles llegaron en un lapso de nueve minutos para establecer un récord en la MLS.

Fueron esos hechos de crack los que catapultaron a De Rosario. En la votación final, De Ro fue respaldado por los jugadores con un 26 por ciento de los votos. Sus rivales en la contienda, Brad Davis, Brek Shea, Landon Donovan y Mauro Rosales, estuvieron por debajo del 10 por ciento en esa votación. 

"En esta liga no he visto a alguien mejor que Dwayne De Rosario. Para mí, él es la cara de la liga", dijo Thierry Henry a MLSsoccer.com en noviembre. 

Las declaraciones del francés explican mejor el respaldo que tuvo el jugador, que además fue el botín de oro de la temporada. Y es que el MVP de De Rosario también puede interpretarse como una cuenta pendiente de la liga con uno de los mejores de la historia emelesera. De Ro lo había ganado todo, pero le faltaba el MVP. Con los números de 2011, la oportunidad era perfecta.

Para siempre quedará la polémica sobre si Brad Davis, que a punta de asistencias llevó a Houston Dynamo hasta la Copa MLS, merecía el MVP. Lo que no tiene objeción es que el MVP del 2011 cayó en las manos de un crack.