Balance 2011: Lo bueno y lo malo del Real Salt Lake

Balance 2011: Real Salt Lake

Photo Credit: 
MexSport

El Real Salt Lake tuvo un año muy difícil y complicado en este 2011, que pudo saldar de manera positiva. Una temporada de constantes subidas y bajadas de rendimiento debido a un sinfín de complicaciones, siendo lo más difícil de superar la pérdida de la final de la Liga de Campeones CONCACAF y la grave lesión de su mejor jugador Javier Morales.

Saliendo de grandes favoritos para la liga tras una gran temporada en 2010, batiendo muchos registros, y aspirando al título continental de la Concacaf, la decepción de perder la final con todo a favor, y un carrusel de importantes lesiones, dio la vuelta a esas favorables expectativas.

A pesar de que el representativo de Utah iniciaba el año de forma espectacular, y aspirando a todo, las dificultades de todo tipo que tuvo que afrontar hicieron que peligrara todo y que se bordeara el fracaso.

Finalmente, se pudo lograr llegar a disputar la final de Conferencia Oeste, por tercera vez en cuatro años, y clasificar para la próxima edición de la Liga de Campeones de la Concacaf, para intentar la revancha de la final perdida en casa ante Monterrey. Ser finalista también tiene un gran valor positivo aunque no se saliera campeón.

LO BUENO

Lo mejor del conjunto monarca es haber sido capaces de superar todas las dificultades que se les presentaron en el año, y la vuelta en gran forma de Javier Morales, a pesar de que le rompieran el tobillo, antes de acabar la temporada. Y, por supuesto, jugar dos finales, aunque las hayan perdido, que parece que no se valora el jugarlas.

Tres finales de conferencia en cuatro años sólo lo ha podido hacer en la MLS el gran Columbus Crew del “Gemelo” Barros Schelotto. Y el Real ha podido mantener ese nivel gracias a un gran trabajo de equipo y de despacho que les ha permitido la continuidad del grupo principal de jugadores.

Pero, si hay que destacar lo momentos más brillantes, son dos los partidos claves de este año. Por un lado, el empate 2-2 conseguido en el estadio Tecnológico de Monterrey ante los Rayados, en la ida de la final de la Liga de Campeones. Un gran partido, especialmente de Morales que logró el gol del empate en los últimos minutos.

Ese resultado logró un ambiente extraordinario de apoyo e ilusión entorno al RSL que nunca olvidarán los que lo vivieron, aunque se quedaran a un gol de alcanzar el título. El otro momento clave fue la victoria ante Seattle Sounders en el estadio Río Tinto en las semifinales del Oeste que permitió clasificar a la Concacaf y llegar a la final.

LO MALO

Sería razonable decir que fue la derrota en casa de la vuelta de la final de la Liga de Campeones por 0-1, con todo a favor y mereciéndolo por juego, y que dejó al equipo noqueado totalmente durante muchas semanas.

Pero, hay que decir analizando todo más fríamente que fue más negativo e impactante ver la dura lesión de Javier Morales, tras la entrada a destiempo de su compatriota Marcos Mondaini.

La impactante imagen del adolorido argentino en el estadio Río Tinto del pasado 7 de mayo, afectó mucho más al resto del equipo que incluso la derrota de la final de la Concachampions. Especialmente, porque nunca se encontró un sustituto, un referente para el juego ofensivo monarca hasta su vuelta.

LOS FICHAJES

No hay duda que el fichaje estrella de este año ha sido el cubano Yordany Álvarez. Con las  sanciones y ausencias periódicas debido a los compromisos internacionales del capitán Kyle Beckerman, era vital para el Real Salt Lake encontrar un sustituto en el lugar del pivote de contención.

Tras probar varias soluciones dentro del plantel, finalmente se encontró con la llegada en la recta final de la temporada de Álvarez, que venía de un gran año y nombrado MVP de la liga USL Pro.

El refugiado cubano tuvo un debut espectacular en el estadio Red Bulls de NY, con apenas días de estar con sus nuevos compañeros, y resultó ser pieza clave en varios partidos del cierre del 2011.

De cara al 2012

Para la próxima temporada, el plantel dirigido por Jason Kreis ha logrado mantener a casi la totalidad de sus jugadores fundamentales, y ha hecho limpieza en la profundidad de su vestuario para mejorar el nivel, la competitividad, y rejuvenecer algunas posiciones.

Hay que esperar que con las bajas por traspasos y no renovaciones de hasta nueve jugadores, se consiga presupuesto para volver a recuperar a Fabián Espíndola y Ned Grabavoy con los que todavía no se ha llegado a un acuerdo para mejorar sus contratos.

También será fundamental fichar a nuevos jugadores para la banda izquierda, tanto lateral defensivo como volante, ya que se ha quedado sin zurdos en la plantilla. Y más jugadores polivalentes para la media cancha tras la retirada de Andy Williams, la salida de Collen Warner en el Draft de Expansión, y la no renovación de Arturo Álvarez, Nelson González, y Jean Alexander.  

Así y todo, si le respetan las lesiones, el Real vuelve con las máximas aspiraciones de luchar por la Copa MLS y el Escudo de la regularidad, además de clasificar para las finales de Liga de Campeones de la Concacaf. Presentar jugadores de la talla de Nick Rimando, Jamison Olave, Nat Borchers, Beckerman, Morales y Álvaro Saborío son suficientes argumentos para que sigan siendo un equipo a tener en cuenta.