Balance 2011: Lo bueno y lo malo del D.C. United

Balance 2011: D.C. United

Photo Credit: 
Getty Images

WASHINGTON, D.C. —  El D.C. United tuvo en 2011 una temporada para el olvido y tendrá que hacer importantes cambios para volverse competitivo a partir del año que viene.

El equipo de Ben Olsen no sólo quedó fuera de la Liguilla por cuarto año consecutivo sino que cerró la campaña con seis derrotas en sus últimos nueve partidos, renunciando de esa manera a toda posibilidad de clasificar a la postemporada, una meta que parecía factible faltando seis semanas para el fin del calendario regular. 

Olsen, quien dirigió al equipo por primera vez durante toda la temporada, tuvo que arreglárselas para jugar todo el año sin su Jugador Franquicia, Branco Boskovic, y con una plantilla afectada por las lesiones de otros importantes jugadores.

Sin embargo, esas carencias fueron de alguna manera compensadas por el desempeño de su extenso talento juvenil en desarrollo y por la extraordinaria actuación del mediocampista canadiense, Dwayne De Rosario, quien se echó al equipo al hombro y resultó no sólo el Jugador Más Valioso del club, sino de la liga. 

LO BUENO

La llegada de De Rosario le dio un nuevo impulso al equipo y con sus 13 goles y siete asistencias para el club consolidó una exitosa temporada en la que fue cambiado dos veces. De-Ro comenzó con Toronto de donde pasó a Nueva York, antes de llegar el 27 de junio al D.C. United.

De ahí en más, el canadiense se convirtió en el jugador más determinante del equipo ayudando a los capitalinos a luchar por un lugar en la liguilla hasta la última semana de la temporada regular. Marcó dos “hat tricks”, uno ante su ex equipo Toronto FC y otro ante el Real Salt Lake.

La veteranía y calidad de De Rosario dentro y fuera de la cancha no sólo sirvió como revulsivo del club, sino que sirvió de ejemplo y ayuda para jóvenes jugadores que prácticamente dan los primeros pasos en sus carreras profesionales en el fútbol.

Jugadores como el hondureño Andy Najar y los estadounidenses Perry Kitchen, Bill Hamid y Ethan White ganaron muchos minutos de juego, ayudaron a los veteranos dentro del terreno y se consolidaron como la base para la reconstrucción del club a partir de 2012.

Najar tuvo una destacada segunda temporada y jugó sus primeros partidos internacionales con la selección nacional de Honduras.

Aunque casi no jugó en los partidos finales de la temporada, Davies fue otra de las gratas noticias para el D.C. United, ya que con sus 11 goles en 26 encuentros quedó segundo en el club en ese departamento ofensivo, detrás de De Rosario.

LO MALO

D.C. United estuvo muy cerca de la clasificación a la Liguilla pero falló a la hora de mantener los resultados tanto en el RFK como de visitante, y cometió fallas defensivas en momentos cruciales de los partidos, que al final le pasaron factura y le impidieron la clasificación.

Hubo momentos determinantes en la estrepitosa caída del club entre ellas la derrota el 12 de octubre en Vancouver ante los Whitecaps, un encuentro considerado vital para seguir en carrera por la liguilla y en el que recibieron dos goles al comienzo de cada fracción para al final perder 2-1.

United todavía tenía oportunidad de clasificar cuando llegó al RFK para los tres últimos partidos de su calendario en casa pero fue incapaz de ganar al menos uno.

Otros dos momentos fundamentales fueron el 15 de octubre cuando en un cerrado partido en al RFK contra Chicago Fire, De Rosario abrió la cuenta con un tiro penal al 90’. Cuando todo parecía resuelto para el United, el Fire marcó no sólo una sino dos veces al minuto 92 con Sebastián Grazzini y al 94’ con Diego Cháves para sellar su triunfo en el RFK.

Tres días después, y aún con posibilidades matemáticas de clasificar, los capitalinos empataron en casa contra otro equipo debutante como los Portland Timbers.

Todo eso sin contar que De-Ro había fallado un tiro penal en el descuento del juego que empataron 2-2 ante Chivas USA el 21 de septiembre también en el RFK.

LOS FICHAJES

Hasta el momento el fichaje más relevante del D.C. United ha sido el del veterano defensor Robbie Russell quien llega al United luego de cuatro temporadas en Real Salt Lake.

La única baja oficial hasta el momento es la de Santino Quaranta, quien decidió colgar los botines y poner fin a su carrera para dedicarse a un club juvenil en Baltimore, Maryland, que él ayudó a formar.

Tampoco se sabe a ciencia cierta cuál será el destino de Davies ya que el United decidió no hacer efectiva la opción de otro contrato a préstamo del club Sochaux francés.

De cara al 2012

Desde el mismo día que concluyó la temporada, el técnico Ben Olsen admitió que el club entraría en reestructuración y recientemente admitió que son sólo dos jugadores los que necesitan.

Más allá de las contrataciones que el club demanda como otro buen defensor y un delantero con alta capacidad de definición, United necesita finiquitar la situación con Davies, quien definitivamente mostró que sí puede ayudar al club, y firmar a De Rosario por un contrato que vaya más allá de la temporada de 2012.

La necesidad de un delantero se hace más inminente en caso de que Davies no siga con el club, tal como todo parece indicar por su valor en el mercado, lo que dejaría al equipo sólo con el veterano Josh Wolff y el novato Blake Brettschneider y eventualmente Joseph Ngwenya, quien de acuerdo a lo visto durante toda la temporada pareciera que tampoco se va a quedar.