Balance 2011: Lo bueno y lo malo de New England Revolution

Balance 2011: New England Revolution

Photo Credit: 
Getty Images

El 2011 no será recordado gratamente por la afición de New England. El Revolution tuvo un año para el olvido. El último lugar en la Conferencia del Este lo dice todo. Ni la eterna apuesta del técnico Steve Nicol por jugadores de bajo perfil ni jugadores de mayor cartel pudieron salvar a los Revs del desastre. La mala campaña solo pudo conducir a medidas severas por parte de la dirigencia, que ahora tendrá que creer en un nuevo proyecto.\ 

LO BUENO

Un joven uruguayo con cara de niño fue lo más rescatable del New England Revolution en el 2011.

A sus 16 años, Diego Fagúndez se hizo sentir como la nueva promesa del fútbol estadounidense. Sin duda, los Revs acertaron cuando lo firmaron como el primer jugador nacido en sus fuerzas básicas. En un delantero atrevido y con la garra charrúa a flor de piel. Marcó dos goles desde su debut profesional en agosto. Es la joya para pulir y la que envía el mensaje del camino a seguir en la futura reconstrucción de los Revs.

LO MALO

Los Revs no pudieron con nada en el 2011. Nunca fue un equipo con pinta de candidato al título. Su temporada se vivió como el lento hundimiento de un barco.

Los Revs perdieron la disciplina táctica y el juego en equipo que inculcó Steve Nicol  por 10 temporadas. Fue un equipo apático y sin respuesta. Ni siquiera Shalrie Joseph pudo sacar al equipo adelante pese a ser el goleador del equipo con ocho tantos. El león del mediocampo de los Revs no encontró la manera de contagiar su espíritu de lucha a sus compañeros. 

LOS FICHAJES

En 2011, los Revs se reforzaron como nunca antes. Repatriaron al seleccionado estadounidense Benny Feilhaber, que le dio algo de orden y magia al mediocampo, pero al que le falto calor para encender la ofensiva de los Revs. También llegó el danés Rajko Lekic, un jugador de buena ubicación en el área, pero al que la presión de los malos resultados le fue mojando la pólvora. El argentino Milton Caraglio llegó a mitad de temporada como el primer jugador franquicia del equipo, pero la falta de ritmo y de pretemporada impidieron que fuera determinante. Su compatriota Franco Coria y el veterano Ryan Cochrane cumplieron a medias su rol de encabezar la zaga del Revolution.

De cara al 2012

La próxima temporada será borrón y cuenta nueva para el Revolution. Lo más destacado será el estreno de Jay Heaps como director técnico en lugar del despido Nicol. El estratega debutante tendrá la misión de reconstruir al equipo para tener al equipo de vuelta en los playoffs tras dos temporadas de ausencia.

La apuesta por Heaps se interpreta como una manera de conservar una estructura y estilo aunque con una cara fresca. Discípulo de Nicol, el estratega debutante es recordado por su rudeza en el campo. La clave será la pretemporada y sumar más refuerzos para competir en una liga que sin duda ha elevado su nivel.