Termina el sueño de los Red Bulls

CARSON, Calif. – El segundo capítulo de la serie entre los New York Red Bulls y el L.A. Galaxy arrojó el triunfo de Galaxy por 2-1 y un contundente 3-1 en el global, pero también dejó mucha emoción, garra, y goles. Como suele pasar en una Liguilla, también dejó la cara dulce de la victoria y la amarga de la derrota. El recuento de los daños en el vestidor taurino fueron caras tristes, silencio y desolación, ahora los Red Bulls se van a casa y a pensar en la campaña 2012.

"Estoy desilusionado" dijo Luke Rodgers, autor del sorpresivo gol taurino al principio del partido. "Empezamos bien, necesitábamos un gol y lo conseguimos, pero otra vez la pelota parada nos cobra factura. Ha sido un problema constante de nuestro equipo”.

“Si no somos capaces de defender las jugadas a balón parado es muy difícil ganar partidos, nos vamos tristes y desilusionados; es muy difícil asimilar esta derrota", agregó el delantero.

Por su parte, el atacante francés Thierry Henry consideró a pesar de un buen inicio de partido, su equipo no tuvo lo necesario para contrarrestar al Galaxy, que vino de atrás y los superó de manera abrumadora.

"Iniciamos bien, después de anotar primero tuvimos otras dos oportunidades de marcar, pero nos hacen un gol en un tiro de esquina y después viene el penal que nos deja prácticamente fuera”, dijo el francés.  “Era muy difícil anotar dos goles en 16 minutos. Galaxy nos venció en Nueva York y también acá, esa es la gran diferencia, ellos anotaron los goles y nosotros no, perdimos y nos vamos a casa, eso es todo".

A su vez, el tico Roy Miller afirmó que el Red Bulls inició fuerte pero después se tiró atrás y ya no supo recuperarse.

"El plan era anotar primero, lo logramos pero después nos fuimos metiendo atrás y el Galaxy fue ganando confianza, para le segunda parte tuvimos opciones, no creo que Galaxy fue superior a nosotros, nos vuelven a hacer gol a balón parado y así es muy complicado ganar", dijo Miller, quien fue el responsable de cometerle una falta en el área a David Beckham con la que posteriormente Landon Donvan anotó de tiro penal.

"Tengo que ver la repetición, sí toqué a Beckham, pero el exageró cuando sintió el contacto, me gustaría verla otra vez, pero son cosas del fútbol, quizá el hecho de que no toqué el balón derivó la sanción del penal”, concluyó Miller sobre la jugada.