Beckham fue quien más brilló entre las estrellas

CARSON, Calif. – El L.A. Galaxy tuvo que pasar un gran susto ante los New York Red Bulls antes de llevarse el marcador de 2-1 con el que clasificaron a la final de la Conferencia del Oeste.

Apenas corría el minuto 4 de juego cuando se vieron sorpresivamente por debajo del marcador tras un gol de Luke Rodgers. Sin embargo, el cuadro galáctico se recuperó ante su afición y logró la victoria, algo que los jugadores del Galaxy le atribuyeron en gran parte al volante inglés David Beckham, quien fue claramente la figura del encuentro.

El estelar Jugador Franquicia fue responsable de los dos goles de su equipo, primero poniendo uno de sus famosos centros para que Mike Magee anotara y luego provocando un penal con el que Landon Donovan sellaría la serie.

“Hemos hablado de esto por muchos años, pero sus servicios de balón parado son difíciles de creer y además también su ética para trabajar es algo que realmente ayuda al equipo”, dijo su compañero y también Jugador Franquicia, Robbie Keane.

Y es que es esa ética de trabajo la que el director técnico del Galaxy, Bruce Arena, consideró fundamental para que el equipo se recuperara del mal comienzo que tuvieron.

“Su esfuerzo fue increíble hoy”, dijo Arena. “Él es un jugador con un deseo insuperable de ganar, y cuando nos fuimos abajo en el marcador, él fue quien ayudó a levantar el equipo. Su energía fue una inspiración”.

Y es que en un momento dado del juego, el mediocampista sufrió un fuerte golpe en un choque aéreo con Dane Richards, y se llegó a pensar que tendría que salir prematuramente del cotejo. Sin embargo, una vez reingresó al campo, fue el jugador más activo de la escuadra galáctica.

“He visto a ese tipo pasar por muchas cosas y pienso que para sacarlo lo hubieran tenido que cargar”, dijo Landon Donovan sobre el inglés.  “Estaba seguro que no saldría del partido y eso demuestra mucho de su carácter”.

En el momento del choque con Richards, las repeticiones mostraron a Beckham tocándose la cabeza, por lo que se presumía que se trataba de una contusión. Sin embargo, el mismo mediocampista aseguró que su problema fue el de siempre: su espalda.

“Fue mi espalda más que todo, y he tenido problemas ahí toda la temporada, mi cabeza está bien... pero mi espalda si duele”, dijo Beckham, quien lamentó el hecho que el partido final de la Conferencia del Oeste llegue tan pronto. L.A. Galaxy jugará ante Real Salt Lake este domingo, por lo que los angelinos solo tendrán dos días de recuperación.

“Estamos contentos de estar en esta posición, lo ideal – y estoy seguro que Salt Lake lo piensa así – todos preferiríamos un día más de descanso, pero así es y estamos felices de estar aquí”, dijo Becks.

Beckham se encuentra en la última temporada de su contrato con el Galaxy y mucho se ha hablado de su futuro tras el final de la temporada. El mediocampista enfatizó la importancia de mantener la concentración de cara a los partidos restantes del Galaxy antes de especular sobre su próximo destino.

“Cuando me fui a Madrid creo que la gente me puso en Chelsea como cinco o seis veces. He tenido que lidiar con eso toda mi carrera, pero en este punto de la temporada todos los partidos que uno juega tienen un gran significado”, dijo Beckham. “La gente ha hablado de mi futuro desde hace más de 10 años”, concluyó.