Toronto FC se despide del 2011 con sentimientos encontrados

Aron Winter and Torsten Frings.

Photo Credit: 
Paul Giamou/TorontoFC.ca

TORONTO - New England fue el equipo que le dio la bienvenida a Toronto FC hace ya más de cinco años con una goleada 4-0, en el debut del cuadro torontiano en la MLS. Y el mismo equipo, con diferentes caras, fue el que le arrancó un empate en el último partido de la peor temporada del equipo canadiense, y en su propio estadio del BMO Field.

Aunque hubiese sido mejor una victoria, el empate no fue tan malo después de todo, cuando Toronto FC se despide del 2011 con una serie de sentimientos encontrados. Alegría por la clasificación el martes anterior a los cuartos de final de a Liga de Campeones de la Concacaf, al golear 3-0 a FC Dallas, y frustración por haber fallado en la clasificación a los Playoffs de la MLS en su quinto intento.

Para el portero Milos Kocic, que se ha ganado la titularidad en el plantel canadiense, el empate fue mejor que la derrota, para despedirse de la afición.

“Tal vez este no fue el mejor de nuestro performance, pero el empate al menos es mejor que perder, para terminar la temporada”, dijo el espigado arquero, un poco defraudado por ese resultado en su propia casa.

“No nos sentíamos físicamente cansados del martes; tal vez sí estábamos emocionalmente cansados”, comentó el arquero, quien fue uno de los principales protagonistas de lo realizado por el conjunto en la etapa de grupo de la Concachampions.

El entrenador Aron Winter coincidió con Kocic respecto a cómo el club encaró el partido de despedida del 2011.

“No jugamos un buen partido, estuvimos un poco flojos. Tuvimos el control del balón y lo perdimos por nada. Con eso hicimos que el otro equipo se creciera”, comentó el estratega, al referirse del control que el cuadro rojo tuvo en los minutos iniciales del cotejo, pero que fue cediendo hasta permitir la igualdad minutos antes de concluir la primera mitad.

Ese descontrol no sólo permitió el empate sino que el cuadro visitante se pusiera adelante apenas iniciado el segundo tiempo. Toronto debió batallar luego por el empate y en los minutos finales, reventando balones desde su área.

Por lo menos ese partido le sirvió a Winter para el último examen a los jugadores, y sobre esa base empezar una nueva reestructuración para el próximo año.

“Hemos demostrado que estamos en la dirección correcta. Estoy muy contento por el apoyo de la afición, es tremendo y nosotros lo apreciamos”, comentó el holandés.

Para el goleador torontiano, el holandés Danny Koevermans, el empate fue bueno, aunque no el resultado idóneo para despedirse de la afición.

“Lo que sí quedó en evidencia es que el equipo ha mejorado en los últimos tres meses. En los recientes 13 partidos hemos tenido mejores resultados. Desde el 20 de julio, cuando comenzamos con el equipo, se ha visto mejor el plantel”, comentó el fornido delantero, quien con la anotación de este sábado llegó a 8 goles ligueros.

 


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).