Seattle motivado a ganar su tercera Copa Abierta

SEATTLE, WA – El Seattle Sounders FC realizó su último entrenamiento de cara a la gran final de la Copa Abierta de los Estados Unidos, Lamar Hunt este martes ante el Chicago Fire en el CenturyLink Field de la ciudad de Seattle.

La práctica se realizó en medio de la llovizna característica de Seattle, no obstante se podía notar el gran ambiente que se vive dentro del platel esmeralda gracias a los recientes resultados  y la gran motivación de poder salir del estadio con un trofeo entre las manos.

Las dos incógnitas en los Sounders para el partido son el mediocampista argentino Mauro Rosales y el lateral derecho James Rilley, ambos por lesión. Rosales, se entrenó con el equipo normalmente en la mañana del lunes  y manifestó sentirse bien, pero el técnico Sigi Schmid no confirmó su presencia en el partido.

“Ambos jugadores entrenaron hoy, pero todo depende de cómo se sientan mañana, la decisión final la tomaremos a la hora del partido”, dijo el DT.

El partido será un duelo entre dos históricos de la US Open Cup. Los Sounders, actuales campeones y ganadores en dos ocasiones consecutivas, se enfrentan a los de Chicago que tienen cuatro trofeos de la Open Cup en sus vitrinas, y en caso que el Fire llegase a ganar, se convertiría en el equipo con más títulos en la historia de esta competencia.

Los Sounders llegan al partido con el ánimo por las nubes y la mente exclusivamente enfocada en la final de este martes.

“En este momento solo  estamos pensando en la Open Cup, ya clasificamos a los cuartos de final de la Concachampions, aseguramos un puesto en los playoffs de la Copa MLS, ganamos la Copa Cascadia. Podemos hacer algo muy especial y eso es lo que todos queremos, para los aficionados, el club y los jugadores”, declaró Schmid.

El Chicago Fire llega a la final en alza y una seguidilla de cuatro partidos sin perder. El estratega esmeralda reconoció algunas de las cualidades de su rival.

“Tienen mucha velocidad arriba, son muy peligrosos en el contragolpe. [Sebastián] Grazzini cambio el equipo en el mediocampo, Pavel Pardo les da un toque de experiencia y organiza muy bien el mediocampo. Son un equipo balanceado y saben lo que quieren, además tienen confianza gracias a sus últimos resultados”, dijo Schmid.

El cuadro esmeralda anunció la semana pasada que se habían vendido más de 30.000 entradas para el encuentro, pero se espera que este número siga subiendo al pasar de las horas ya que se habilitarán tribunas que generalmente están cerradas.

Se espera una verdadera fiesta esmeralda en el CenturyLink Field a partir de las 11:00 p.m. (ET), cuando se dé el pitazo inicial de la gran final de la U.S Open Cup.