Palabra de Balado: La magia de FC Dallas

Palabra de Balado: FC Dallas

Photo Credit: 
Getty Images

La temporada 2011 del Sub-campeón de la MLS FC Dallas es un claro ejemplo de que en este deporte que tanto nos apasiona, es imposible predecir lo que va a ocurrir cuando un equipo es sacudido por la baja de su mejor jugador.

El conjunto que entrena el "Sensei" Schellas Hyndman sufrió la lesión del colombiano David Ferreira, el actual Jugador Más Valioso de la liga, durante los primeros encuentros de la campaña y parecía que se le venía toda la estantería abajo.

Por el contrario, el equipo demostró tener una fortaleza mental y física que le permite hoy estar con la clasificación a los playoffs muy bien encaminada. Sólo L.A. Galaxy tiene más puntos en la MLS y será casi imposible que el club texano no esté en la recta final del torneo luchando por el título.

La fórmula del éxito del club texano tiene como base la disciplina táctica, el orden de todas las líneas, el espíritu de lucha que promulga su entrenador y la contundencia en los últimos metros de la cancha.

Es un equipo que conoce sus limitaciones, especialmente en el aspecto creativo. Sabe en qué momentos de cada partido puede arriesgar un poco más de lo habitual para solventar la ausencia de su generador de fútbol.

Sin embargo, es imposible no asociar el rendimiento del FC Dallas a algunos nombres propios que han tenido, hasta esta etapa de la temporada, los mejores años futbolísticos de sus respectivas carreras.

Kevin Hartman ha renovado su carrera desde su arribo a Texas. Su confianza está por las nubes y es uno de los líderes de su club. En el 2011, el "Gato" ha mantenido el arco invicto en 12 de los 23 partidos que jugó.

El marcador central de origen nigeriano Ugo Ihemelu se ha instituido como un verdadero baluarte del sector defensivo. Hyndman confía tanto en Ihemelu que le ha entregado la capitanía y el club le ha renovado contrato hasta Diciembre del 2015.

Otro destacado por su juego con el balón en sus pies, por su capacidad para desequilibrar en la acción individual y por sus goles oportunos ha sido el "Hijo del Viento", el hondureño Marvin Chávez.

Pero la gran figura del 2011 sin ningún tipo de margen para la discusión ha sido Brek Shea. Este rubio platinado con más pinta de cantante de un grupo punk que de futbolista ha explotado esta temporada y se ha transformado en parte de la elite de la MLS.

Shea maneja los tiempos de su equipo, puede dar el pase entre líneas o hacer una diagonal mortal para los defensores rivales. Siempre con la cabeza levantada, con capacidad de atacar por las bandas y, este año, le ha agregado gol a su habilidad.

FC Dallas acaba de capturar su paso a la fase de grupos de la Liga de Campeones de CONCACAF y es protagonista de la MLS mientras espera por el regreso del "Torito" David Ferreira.