United y Red Bulls reviven su vieja rivalidad

DC United

Photo Credit: 
Getty Images

WASHINGTON, D.C.— El D.C. United intentará en su partido ante New York Red Bulls encontrar la fórmula que le permita mantener la total concentración y no permitir goles en los minutos finales del encuentro, tal como le sucedió en sus más recientes compromisos.
El encuentro en el Red Bulls Arena será la segunda batalla de la Copa del Atlántico que disputan anualmente ambos rivales históricos de la Conferencia Este y que tendrá características de revancha para los capitalinos por la humillante goleada 4-0 que le propinó New York en abril en el RFK.

El partido servirá también para que el recién llegado mediocampista creativo del United, Dwayne De Rosario, regrese a la casa de los Red Bulls, el equipo que lo cambió a DC por Dax McCarty, quien seguro estará también ansioso de enfrentar a sus ex compañeros.

Los dirigidos por Ben Olsen trabajaron esta semana en sus entrenamientos en las auxiliares del RFK y simularon situaciones en las que tengan el liderato en los minutos finales de los partidos.

Olsen ha reconocido constantemente que ha habido una evidente falta de concentración de sus jugadores, especialmente los novatos, en los minutos finales, aunque opina que no es una situación exclusiva de su plantel.

“Creo que es una epidemia en la liga. Los equipos no se tienen la confianza suficiente para jugar como lo hacen cuando lideran los partidos o cuando al menos están empatados y parece que renunciaran al ataque y los resultados”, dijo Olsen. “Algunas veces eso puede funcionar pero con lo competitiva que está la liga los equipos que presionan al final generalmente logran resultados”, agregó Olsen.

Aunque algunos jugadores como Charlie Davies y Andy Najar coinciden con Olsen en señalar a la falta de concentración como la causa de los goles de los empates al final de los partidos contra Houston Dynamo (min. 89) y Philadelphia Union (min.86), hay otros como el portero Hill Hamid que no está de acuerdo con el técnico y sus compañeros.

“Honestamente no creo que sea un problema de concentración. Son situaciones desafortunadas porque generalmente en esos partidos hemos tenido buenas actuaciones, marcado buenos goles y hecho méritos para los tres puntos pero la suerte no ha estado con nosotros al final”, dijo Hamid, quien se adueñó de la titularidad bajo los tres palos a pesar de la presencia del experimentado portero Steve Cronin, quien comenzó la campaña lesionado de la muñeca pero que ya está recuperado.

Najar, cuyo golazo ante Philadelphia puso arriba parcialmente al DC United, no mira tanto la problemática interna sino destaca que hay que ir a New York bien preparados a demostrar lo que son capaces de hacer.

“Nueva York es un equipo que tiene grandes estrellas como el mexicano Rafa Márquez y el francés Thierry Henry y lo que nos queda ante ellos es trabajar fuerte y demostrar que nosotros también tenemos un buen equipo”, dijo Najar.

Davies, por su parte, reconoce que no es un problema que competa sólo a la defensiva. “Tenemos que estar concentrados en ser más efectivos en la defensiva y finalizar nuestras oportunidades de gol”, admitió Davies, líder goleador de la plantilla con ocho tantos.

Otros jugadores como Chris Pontius anticipan que los Red Bulls no tendrán las cosas tan fáciles a pesar de jugar en casa porque “este DC es un equipo diferente” al que ellos golearon en abril 4-0 en Washington.

“No creo que aquel resultado haya mostrado realmente cómo fue ese partido pero así es el fútbol algunas veces. Ahora somos un equipo diferente y estamos listos para cambiar las cosas. Tenemos una mejor ofensiva y mayor movilidad en el mediocampo. Va a ser interesante saber cómo las cosas pueden cambiar esta vez y jugando en el Red Bulls Arena debería ser un juego muy divertido”, expresó Pontius.

Finalmente, el capitán Josh Wolff anticipó algunas de las claves del triunfo de su plantel en la “Gran Manzana”.

“Va a ser importante comenzar el juego apropiadamente, tenemos que ser compactos y no permitirles mayores libertades para que nos marquen un gol temprano en el partido”, dijo Wolff.

“No podemos darnos el lujo de permitir un gol temprano porque no se puede hacer eso con un equipo como Nueva York con grandes jugadores, que no perdona los errores y que además va a jugar en su estadio”, reconoció Wolf.