El Melli se despide del fútbol

BUENOS AIRES, Argentina—La mirada perdida de Guillermo Barros Schelotto simbolizaba el sentimiento de todo Gimnasia y Esgrima (La Plata): Incredulidad. Impactado por lo que estaba ocurriendo ya que hacía segundos que su club había sentenciado su suerte y había descendido a la Segunda División de Argentina.

“Hoy, 25 jugadores pusimos la cara, pero no nos alcanzó. A Gimnasia lo vaciaron pero tenemos que tomar el camino unidos para volver [a Primera]. Esperemos que hoy enterremos a todos los que hicieron esto”, dijo el Mellizo tras el partido con la poca fuerza que le quedaba y con la voz entrecortada. Con un aplauso cerrado y en reconocimiento a la entrega, la hinchada local despidió a su equipo y a Barros Schelotto, uno de los máximos emblemas de su historia.

Barros Schelotto se despide y con él 21 años de carrera con 18 títulos (16 con Boca, uno con Gimnasia y otro con Columbus Crew). Levantando su mano y despidiéndose de sus fieles y del fútbol bajo un atronador “¡Guilleeermo/Guilleeermo!”. Dejó el alma y aunque no cumplió su última meta, seguramente tendrá su revancha como entrenador para llevar a Gimnasia a un sitial de privilegio.

Superado por la situación, Gimnasia no tuvo esta tarde los recursos futbolísticos que necesitaba para superar a San Martín de San Juan. El corazón ofrecido por sus hombres en la cancha y el empuje de su gente en las tribunas eran sus únicos fundamentos para intentar ganar el duelo de Promoción, que el conjunto cuyano había ganado 1 a 0 cuatro días antes.

“Hoy se retira uno de los grandes del fútbol argentino, que es el Melli. El estaba fenómeno en Estados Unidos y vino a Gimnasia a pelearla. Es maravilloso lo que hizo”, expresaba sobre Barros Schelotto el ex astro mundial Diego Maradona, quien estuvo presente en La Plata para ver la despedida del ex jugador de Columbus Crew. Y así fue. El Mellizo hizo hasta lo imposible por torcer un camino de malas gestiones que dejaron a su club al borde del precipicio institucional y deportivo.

Para la resolución a favor de San Martín, fue clave el gol de Sebastián Penco antes de los dos minutos de juego. A partir de ahí, todo lo planeado por los locales había sido tirado al tacho de basura. Con esa ventaja terminó el primer tiempo, mientras afuera del estadio se generaba un duro enfrentamiento entre la Policía e hinchas platenses, que no pudieron ingresar a ver el partido.

Para peor, a los 22 minutos del complemento, Gimnasia se quedaba con un hombre menos por la expulsión del volante Milton Casco. Pero al instante, el “Lobo” reaccionó con un gol del ingresado José Vizcarra. De ahí en más se esperaba un final dramático, tal como en 2009 cuando el delantero Franco Niell (ex D.C. United) convirtió dos tantos en los últimos minutos y salvo a la institución del descenso. Esta vez no ocurrió el milagro.

Gimnasia buscó como podía. Barros Schelotto se multiplicaba, por derecha, por izquierda, siendo dueño de las pelotas paradas. A él se sumaban el coraje de Fabián Rinaudo en la mitad de la cancha y los chispazos de buen fútbol de Lucas Castro, pero el equipo chocó contra su impericia y sus limitaciones ante un equipo que tuvo lo justo y necesario para ascender a la 1ra División.

“Lamentablemente nos tocó [descender] hoy, pero podría haber sido hace dos años atrás y se venía venir. El año que viene tenemos que estar acá festejando el ascenso. Les pido a los hinchas estar unidos para volver y para que Gimnasia vuelva a ser el que todos queremos. A partir de ahora espero que podamos crecer en serio”, fueron las últimas palabras del Mellizo.