Toronto 1-0 Vancouver: TFC gana duelo canadiense

Toronto se impuso por la minima ante Vancouver

Photo Credit: 
Getty Images

TORONTO.- Demostrando cada vez más la urgente necesidad de jugadores que hagan la diferencia en la línea ofensiva, Toronto FC venció de local por la mínima diferencia, gracias a un tiro penal cobrado por Nick Soolsma, al Vancouver Whitecaps FC, y de paso logró salir temporalmente del frío sótano de la tabla de posiciones.

Fue un compromiso que sirvió como ensayo a la gran final del corto torneo canadiense por el título Nutrilite Canadian Championship en el que el entrenador local se arriesgó con un planteamiento en el que incluyó casi a un cuadro de suplentes, guardando a sus mejores elementos para el partido del sábado, cuando se decida al nuevo campeón canadiense, entre estas dos escuadras.

Ni con todo el potencial ofensivo que significa nombres como Camilo, Eric Hassli y Nizar Khafan y el mexicano Omar Salgado el cuadro visitante pudo llevar el peligro que deseaba su entrenador Tom Soehn para al menos empatar los cartones, mucho menos pensar en remontar el mínimo marcador que desde el minuto 54 estableció Soolsma, quien, luego de ser faboleado dentro del área por Greg Janicki, cobró muy bien el tiro a doce pasos.

Además de ese gol, los méritos para la victoria para el cuadro torontiano fueron muy pocos, sobre todo por la forma tan infantil de fallar con tiros desde fuera del área, pues tanto Mikael Yourassowsky como Matt Stinson y Dan Gargan demostraron sus pocas o nulas habilidades para definir por esa vía, con tiros totalmente desviados, con balones que bien pudieron tener otro final en otras piernas.

De nuevo la nota del partido la puso el escurridizo ecuatoriano Joao Plata, quien hizo de las suyas en la media cancha visitante, pero otra vez no tuvo acompañamiento y sus esfuerzos se perdieron en la nada. En otras ocasiones la defensa ya le tenía tomada la medida y era difícil quitarse las marcas que a veces se multiplicaba por dos.

En la primera parte el encuentro era tan aburrido que para los espectadores resultó más atractivo el juego infantil en el intermedio, pues aplaudieron más a los pequeños en un minipartido que a todas luces despertó más interés hasta ese momento.

Por supuesto que el 1-0 puede ser engañoso para el partido del sábado, cuando nuevamente Toronto sea el local frente al mismo Vancouver, esta vez por el título canadiense y por la única plaza para la Liga de Campeones de la Concacaf.

Por el momento Toronto sale del frío sótano de la División Este, mientras los de la Costa Pacífica siguen sin acordarse de lo que es sumar de a tres.

Para entonces Winter seguro que saldrá más ofensivo con hombres como Alan Gordon, Julián de Guzmán, Maicon Santos, sólo para citar algunas cartas que el entrenador holandés tiene para esa final canadiense.