La revancha de Sabo

Alvaro Saborio

Photo Credit: 
Getty Images

SANDY, Utah. – El gran protagonista de la noche en el estadio Río Tinto fue, sin duda, el delantero internacional de Costa Rica, y único Jugador Franquicia del Real Salt Lake, Álvaro Saborío.  No sólo anotó dos de los tres goles del conjunto de Utah, sus dos primeros en liga, sino que además fue constante el peligro que generaba su presencia en el área, mostrando una gran reacción de profesionalidad y entrega tras su mala despedida de la Copa de Oro y la muerte inesperada de uno de sus compañeros.

El técnico Jason Kreis hizo gala de gran conocimiento de la psicología de un jugador, y de un goleador (no obstante, lo fue durante más de una década en una brillante carrera en la MLS), al sustituirlo siete minutos antes de la finalización del partido para que la afición le premiara con una gran ovación, puestos en pie.  

Kreis no sólo buscaba que le reconocieran el gran partido que hizo, y sus dos goles, sino también el volver a llenarle de confianza, y recuperarlo anímicamente tras los tristes acontecimientos sufridos durante esta última semana.

“Estoy muy contento y feliz, sobre todo porque le he podido responder a todo el equipo el gran cariño y respeto que me han mostrado en estos días, y por cómo me ha despedido la afición”, dijo Saborío.

Preguntado si estaba de acuerdo con las palabras de Jason Kreis de que si este era el inicio de un gran año de para él, se sonrió, “Espero yo también que sí. Trabajo siempre para que las cosas se me den. A veces puedes meter goles, y otras veces no. Espero que trabajando como hoy, y con la confianza que ha recuperado todo el equipo, las cosas vuelvan a como estaban antes”.

Aunque habló, el jugador no quiso hacer ninguna declaración acerca de su experiencia en Copa de Oro, o sus sentimientos tras la noticia de la muerte por trágico accidente de su compañero de selección Dennis Marshall.

Sin embargo, si dejó entre líneas que fueron circunstancias nada fáciles para él. “Hay que reponerse de las momentos difíciles, y eso se consigue con trabajo y esfuerzo que es lo que intenté hacer hoy. Afortunadamente las cosas se me dieron, gracias también al gran trabajo de mis compañeros “, comentó Sabo que también indicó que ya se encuentra al 100 por ciento físicamente.

“Ya me encuentro al cien por cien. La rodilla la tengo recuperada, me vino muy bien el descanso que me dieron el miércoles. Ahora hay que mirar para adelante, recuperar confianza, y seguir peleando como siempre que con fe las cosas van saliendo”.

Eso, desde luego, lo dejó bien patente el internacional tico en la noche de este sábado en la que mostró un gran carácter para reponerse de las adversidades. Y en el fútbol, no hay mejor medicina que los goles.