Palabra de Balado: ¡Donovan no es de banca!

Con muchas dudas, dando tumbos y con un equipo que sigue sin otorgar respuestas futbolísticas; así, de esa manera, Estados Unidos ha obtenido su clasificación a la final de la Copa Oro 2011 de CONCACAF.

A la simple vista del habitual aficionado de este deporte que tanta pasión despierta se presenta un seleccionado nacional al que hasta aquí le ha alcanzado con lo justo para ganarle a rivales a los que antes superaba con mucha más holgura.

La semana pasada y, desde este mismo espacio, tratábamos de encontrar los motivos y algunas razones de este bajón que vive el conjunto que entrena Bob Bradley. Poco ha cambiado en solo siete días.

En una semana de competencia en el torneo más destacado de la región ha obtenido un par de triunfos que siguen sin convencer a nadie y el técnico nos ha vuelto a sorprender a todos con la increíble suplencia de Landon Donovan, el jugador más grande de la historia en su país.

Bradley no tiene que dar explicaciones ni sacar a "secar los trapitos al sol", pero es muy curioso que todo esto ocurra luego del viaje [con permiso] de Donovan para asistir a la boda de su hermana.

Donovan llegó a la concentración, luego de un viaje en avión privado, en la mañana previa al encuentro de cuartos de final frente a Jamaica. Contra los "Reggae Boyz" fue al banco por primera vez y uno suponía que era producto del cansancio o la falta de entrenamientos con sus compañeros.

Luego de su segundo encuentro consecutivo afuera del once titular, la ausencia del "California Boy" parece ser consecuencia de un castigo por parte de Bradley al no tener justificaciones por el nivel físico o futbolístico del jugador.

Lo asombroso aquí no es la marginación de Donovan sino el momento en el que se produce: en medio de la crisis que atraviesa la selección de los Estados Unidos, en la etapa de definición del campeonato y sin un recambio de categoría en el plantel.

La decisión de Bradley es respetable siempre y cuando no sea producto directo de un viaje que fuera autorizado por el mismo cuerpo técnico. El problema parece viene de un permiso que nunca se debió dar durante la disputa de la Copa Oro.

En definitiva, termina siendo un conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de un fin en común que es la obtención del torneo. Un nuevo obstáculo en el camino. Este último escollo puesto allí por pobres resoluciones tomadas por el entrenador.

Gracias al bajo rendimiento de muchas selecciones nacionales, Estados Unidos jugará el sábado su octava final de Copa Oro. Hoy le puedo asegurar que sin Landon Donovan en la cancha, a México no le ganará. Bradley, teléfono para usted!

Diego Balado es comentarista y presentador de Telefutura, cadena hermana de Univision.  Balado colabora con su columna de opinión  semanal “Palabra de Balado" para FutbolMLS.com. 


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).