Resurge la Copa Cascadia

SEA_VAN_DL

Photo Credit: 
Getty Images

VANCOUVER, B.C. – Este sábado el Qwest Field de Seattle, a 225 kms de Vancouver por la Interestatal 5, será escenario de una de las rivalidades más fuertes y con más historia en el fútbol de los Estados Unidos cuando los Seattle Sounders reciban la visita de sus archirrivales, los Vancouver Whitecaps. Aunque esta será la primera vez que se enfrentan de manera oficial en la MLS, la rivalidad entre ambos equipos viene desde 1974.

Los Sounders se han establecido en la MLS con una de las mejores aficiones y seguramente van a querer celebrar con un triunfo ante los Whitecaps, quienes están pagando caro su primera temporada en la liga, ya que apenas han conseguido un triunfo. Los pobres resultados dieron paso al despido de su primer entrenador, Teitur Thordarson, y el equipo se encuentra en la última posición de la Conferencia del Oeste.

Para Tom Soehn, nuevo DT en Vancouver, su equipo llega motivado por la rivalidad, así como también por salir de la mala racha de resultados.

“[Tuvimos] una de las mejores sesiones de entrenamiento, nuestro próximo partido es el más grande y más importante, la rivalidad en esta región del noroeste es algo que no tenemos que contarles a los jugadores, ellos van a estar motivados al igual que Seattle”, dijo el estratega.

Soehn sabe lo importante que será la disciplina dentro del partido, ya que le será difícil hablarles a sus jugadores durante el partido debido al ruido de la afición.

“[El jueves] practicamos un poco la táctica y los jugadores están aprendiendo lo que esperamos de ellos”, expresó el DT, quien habloo espeficamente de su Jugador Franquicia, Eric Hassli, quien ya parece sumar amonestaciones cada partido. “Él tiene que ser inteligente, no quiero que cambie su forma de jugar porque es un gran jugador, pero lo que tiene que aprender es a no meterse en situaciones difíciles”.

Alguien que conoce bien a los Seattle Sounders y su DT Sigi Schmid es el mediocampista Peter Vagenas porque jugó dos temporadas con ellos, y estará esperando volver a vivir la intensidad de un partido en el Qwest Fiedl.

“Es el partido más importante para nosotros por varias razones, primero, necesitamos puntos; segundo, necesitamos jugar bien y tercero, es contra un equipo de la misma Conferencia. Es un partido muy difícil, este estadio no sé qué tiene, llega mucha gente, hacen mucho ruido, no puedes hablar con tus compañeros”, dijo Vagenas.

“Sigi Schmid es un buen profesor, ha ganado todo, los jugadores lo aman, siempre tiene un equipo disciplinado y los jugadores juegan al fútbol, para mi es el mejor entrenador que hay en la MLS. No podemos regresar sin la victoria, si no ganamos yo voy a tener muchos problemas con mis amigos”.

Para el capitán Jay DeMerit esta clase de partidos son especiales, debido a la larga historia de la rivalidad entre ambos clubes.

“Desde que se anunció que Vancouver iba a ser parte de la MLS se habló de la rivalidad. Jugar en Seattle por la MLS es uno de los mejores lugares, con 36,000 aficionados, es fantástico, la energía que generan, creo que los jugadores deseamos jugar en este tipo de situaciones. No hemos jugado en la forma que queremos jugar, no podemos negar que hemos sido inconsistentes”, expresó el internacional estadounidense.

Los Vancouver Whitecaps nuevamente saldrán con el experimentado Joe Cannon como arquero, quien se ha ganado la confianza de Soehn y ha ganado el puesto titular en el equipo.

 “Necesitamos establecer una nueva actitud, ya el cambio de entrenador quedó atrás, Seattle tiene una de las mejores aficiones de la liga, el año pasado estuve allí con San José, tienes que gritarle a tus compañeros y aun así no te escuchan”, comentó el portero acerca del ambiente en Seattle.

Finalmente, el actual presidente de los Vancouver Whitecaps, Bob Lenarduzzi, expresó como esta rivalidad le trae gratos recuerdos de aquellas batallas cuando él participó como defensa en la liga NASL en el viejo estadio Kingdom.

“Cuando vimos el calendario actual, probablemente los partidos contra el Galaxy, contra New York Red Bulls y éste contra Seattle eran los más importantes, pero debido a nuestra situación desesperada por conseguir resultados en la que nos encontramos, éste partido se ha convertido en el más importante, serán 36.000 aficionados contra solo 500 de nuestros aficionados”, comentó.