Texanos afinan sus líneas para recibir a Sporting

DAL_KC_DL

Photo Credit: 
Getty Images

FRISCO, Texas. – FC Dallas realizará su noveno partido de la temporada en condición de local este domingo ante el Sporting Kansas City, equipo que no tiene la mejor marca en la competencia emelesera, encontrándose en el último lugar de la Conferencia del Este.

Sin embargo, y a pesar de ser favoritos por la buena racha que han sostenido últimamente, el cuadro texano no quiere sorpresas y por ello dedicó la mayoría de sus prácticas de esta semana a perfeccionar el trabajo individual de cada uno de sus jugadores.

“Es verdad, esta semana trabajamos fuerte en situaciones específicas e individuales del juego, con el fin de fortalecer nuestras deficiencias. Analizamos el video del partido ante New England y vimos nuestros errores y por eso tratamos de corregir, para tratar de concretar esas opciones de gol y definir más pronto los partidos que vienen”, dijo el delantero Milton Rodríguez, quien poco a poco va retornando al ataque texano tras superar una lesión.

En las prácticas durante los días miércoles y jueves, los jugadores fueron separados, de acuerdo con su posición dentro del campo y todos cumplieron labores específicas de acuerdo a sus exigencias individuales durante cada partido. Cabe mencionar que los porteros recibieron constantes remates de los delanteros, ha corta y larga distancia, y también debieron salir a recortar centros de costado, realizados por los volantes y laterales.

Los volantes trabajaron en la recuperación y la entrega precisa del balón. Intentando después de dos pases cortos, realizar uno largo hacia una portería pequeña.

“Estos entrenamientos nos vienen bien para mejorar nuestra técnica individual. Uno como volante en cada partido en lo que más se equivoca es en la entrega de la pelota. Por eso es indispensable mejorar la precisión”, dijo el brasileño Ricardo Villar, quien todavía no ha logrado encajar en el esquema titular del equipo.

Mientras que los defensas triangularon por las bandas y buscaron exactitud en sus pases y en los centros al área contraria, con la firme intención de encontrar un receptor oportuno que defina esa situaciones de gol creadas.

En la línea de ataque, los delanteros tuvieron toda clase de ejercicios y trabajos en la definición, pues es uno de los hechos que más inquieta y preocupa al entrenador Schellas Hyndman, ya que su equipo ha marcado 17 goles en 14 juegos de esta temporada. Es decir que tiene escasamente un promedio de 1.2 de goles por partido.