Copa Oro: EE.UU. se olvida de la goleada propinada por España

DETROIT — Según los aficionados, la derrota de la selección nacional de Estados Unidos a manos de España por 4-0 unos días antes de abrir su campaña en la Copa Oro 2011 de la CONCACAF ante Canadá, demuestra muchos problemas por venir.

Según los jugadores, el partido ante España ya es cosa del olvido.

“Ese partido ya se acabó”, dijo el experimentado defensa de EE.UU. Carlos Bocanegra. “Se acabó media hora después de que hubiera terminado. “No estuvo bien, obviamente, estábamos de mal genio. Era un partido grande, la atención estaba en nosotros. Pero en el gran esquema, no significa nada”.

“Fue un partido malo contra el mejor equipo del mundo”, dijo el defensa central de los New York Red Bulls, Tim Ream. “Uno comete errores y aprende de ellos y los corrige para el partido de mañana”.

Los canadienses, quienes entrenaron la tarde del lunes, dijeron que no esperaban que el resultado ante España afecte a los estadounidenses. El DT canadiense Stephen Hart aseguró que se trataba de solamente una exhibición, una de la que Estados Unidos aprenderá y de la incluso construirá.

“Podemos hacer un mejor trabajo ofensivo abriendo espacios y ángulos”, dijo el delantero de San José, Chris Wondolowski. “Ahora estamos listos y preparados y saldremos a conseguir una victoria”.

El martes, los estadounidenses podrán esperar a un motivado cuadro canadiense, del cual muchos dicen que quieren cobrar venganza por la derrota controversial que sufrieron ante Estados Unidos en la Copa Oro 2007. Además, con el partido tomando lugar en Detroit, muy cerca de Windsor, Ontario, la afición canadiense se va a hacer sentir.

“Tenemos que contraatacar con la misma energía o más”, dijo el defensa Steve Cherundolo. “Y con buen fútbol; tenemos nuestro plan y vamos a realizarlo”.

¿Y cuál es ese plan?

“Salir con energía”, dijo Bocanegra. “luchar con fuerza, ser fuertes en cada entrada. Si hacemos eso, siempre nos daremos el chance de ganar. Si no salimos con energía y no tratamos de marcar y pensamos que es solamente cuestión de tocar el balón – nosotros no somos así. Si podemos jugar al nivel con el que jugamos ante España [en la Copa Confederaciones 2009] ante los oponentes de la CONCACAF, vamos a hacer un muy buen trabajo”.