Sudando La Camiseta: La magia del Pescadito

Sudando la Camiseta: La magia del Pescadito

Photo Credit: 
Getty Images

Corría el mes de Enero del año 2002, los distintos equipos “emeleseros” hacían sus ajustes de frente a lo que sería la séptima edición de la creciente liga de fútbol de los Estados Unidos.

Uno de los clubes que siempre llamó la atención por sus sonados fichajes y brillantes contrataciones fue el Galaxy de Los Ángeles, equipo que la mayoría de las veces se basó en grandes nombres o figuras latinoamericanas, primero para brindar espectáculo, segundo, para atraer con ello a la gran comunidad hispana que radica en el Sur de California, amantes, la mayoría de ellos, del deporte más hermoso del mundo, el fútbol.

Fue así como en los primeros años del equipo “galáctico”, vimos desfilar por sus filas a jugadores del calibre, capacidad y calidad de los mexicanos Jorge Campos, -pintoresco y diferente-; al goleador de grandes batallas Carlos Hermosillo, conocido por algunos como “El gigante de Cerro Azul” y también el muy recordado Luis Hernández, rápido, pícaro y de vasta experiencia.

Otros que brillaron fueron el goleador ecuatoriano Eduardo “El Tanque” Hurtado, también el guatemalteco Martín Machón dejó muy buenos recuerdos; ni hablar del histórico jugador salvadoreño Mauricio Cienfuegos, quién sigue haciendo suspirar a más de uno, por su entrega e inteligencia para moverse en la cancha, para muchos, el mejor “10” que ha tenido el Galaxy. Igualmente nos llega a la memoria el mundialista costarricense Roy Myers, que no se queda atrás por sus virtudes y estilos mostrados en las canchas de este país.

A pesar de todo, y aunque estos jugadores mencionados, contaban con la capacidad y popularidad, reconocidas por el “mundo futbolístico”, para llegar muy lejos, había algo que el Galaxy hasta ese momento, no había podido conseguir, me refiero al título de campeones de la MLS, esto tenía a su cuerpo técnico y dirigencia de cabeza, con una espinita clavada, lo que los obligaba a seguir buscando el “eslabón perdido”.

“El que busca encuentra” dice el viejo refrán y eso le pasó al equipo angelino. La tan buscada última pieza del “rompecabezas” fue presentada ese primer mes del 2002., ese día nos enteramos que venía de Guatemala, también conocimos -en ese momento- que dio sus primeros pasos profesionales con los “rojos” del Municipal, uno de los equipos grandes de su país.

Su nombre: Carlos Humberto Ruiz Gutiérrez, conocido como “El Pescadito”, de 22 años, joven promesa y gran goleador, hombre de área, rompe redes, decía su ficha.

Sus primeras palabras a medios de prensa en Estados Unidos nos mostraron sus dudas, bastante escéptico o incrédulo al principio, pero todo cambió rápidamente según el mismo dijo “Yo no sabía nada de la MLS o del fútbol de este país, todo lo que escuchaba era negativo” y siguió “Me decían que era una liga que usaban los que ya se querían retirar del fútbol, los que iban de salida. Eso hizo que al principio yo me preocupara mucho, no estaba muy contento con la idea de venir a jugar aquí, lógicamente eso cambió después de un par de juegos, noté de inmediato que se practicaba un fútbol de alta calidad, mucho mejor de lo que yo me imaginé” comentó.

El impacto del “pescadito” no se hizo esperar, no únicamente en lo individual sino a nivel colectivo, ese primer año terminó como el goleador del torneo de la Major League Soccer con 24 anotaciones, ganando con esto el premio “Botín de Oro“, aparte, fue nombrado el jugador más valioso de esa temporada 2002.

El éxito de Carlos Ruiz vino acompañado con el “premio mayor” y una suprema alegría para el Galaxy de Los Angeles, quienes por cuarta ocasión en la historia, obtenían su pase a la gran final de la MLS, donde ya habían estado en los torneos de 1996; 1999 y 2001, para conformarse las tres veces con el subcampeonato.

Pero una historia que estuvo llena de garra, entrega, sudor y lágrimas no podía quedarse ahí, por lo menos no mientras estuviera “El Pescadito” en escena, la tarea había que culminarla a lo grande, se tenía que llegar a la meta final, tenía que ser como de película, digna de Hollywood.

Así llegamos a la gran cita, aquella fecha inolvidable, 20 de Octubre del año 2002, el gigantesco Gillette Stadium sería el testigo de los sucesos de la final, como si hiciera falta, y para ponerle más sabor, el equipo de la ciudad, el New England Revolution, era el rival del Galaxy, 61,316 personas en el coloso de Foxborough imponían un record de asistencia inquebrantable hasta hoy en la historia de las finales emeleseras.

El partido fue vibrante, lleno de emociones, sin duda ese día disfrutamos de los dos mejores equipos de la temporada, al final del tiempo regular la pizarra mostraba un empate 0-0, resultado que nos llevaría a los tiempos extra, al final de los primeros 15 minutos “agregados” el “invitado de honor”, el “señor gol”, no aparecía por ningún lado.

Llegamos al segundo tiempo extra, muchos periodistas corrían hacia la portería donde se podía definir todo con lanzamientos desde el punto de penal, parecía ser la única forma que las gargantas de los aficionados se llenaran de gol, fue entonces cuando llegó el minuto 113, fue ahí cuando este gran estadio se convirtió en una pecera, fue ahí donde apareció el “eslabón perdido”, fue ahí donde el nombre de Carlos Ruiz quedaría grabado con letras doradas en la historia del Galaxy y de la MLS.

El final del juego quedaría marcado con el 1-0, los “galácticos“obtenían su primer trofeo de campeón de liga en su historia. El guatemalteco, a su vez, fue nombrado el jugador más valioso de la final.

Hoy, nueve años después, a sus 31 años, el “pescadito” sigue Sudando La Camiseta, ya llegó a 85 goles en la MLS, lo que lo convierte en el segundo jugador extranjero con más anotaciones en la historia de la liga, solo detrás del boliviano Jaime Moreno que terminó su carrera con 133 anotaciones. Esto ha llevado nuevamente al “chapín” a ser convocado por la selección de su país para Copa Oro.

Qué bueno que Carlos Ruiz decidió venir a la MLS, aún le queda mucho fútbol por delante, estoy seguro que seguirá haciendo historia y con ello mostrará a aquellos incrédulos, que esta es una liga de oportunidades, de respeto, de calidad y lo único que tienen que hacer, es venir a Sudar La Camiseta.

Hasta la próxima!!!

Jorge Caamaño es un periodista costarricense que hace más de 10 años labora para las cadenas Fox Sports y Fox Deportes, además de ser director técnico de fútbol con Licencia A  graduado de la Federación de Fútbol de Estados Unidos.  Su columna “Sudando La Camiseta” se emite todos los miércoles en FutbolMLS.com


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).