Convocatorias de la Copa Oro debilitan a los Red Bulls

Rafa Márquez

Photo Credit: 
Getty Images

HARRISON, N.J. – Uno de los sueños más grandes de todo jugador profesional es poder representar a su país en cualquier competición de alto nivel. Sin embargo, ese sueño a veces le puede representar un obstáculo a alguien más.

Esa es la situación de los New York Red Bulls, uno de esos equipos que se verá afectado con la convocatoria de cinco de sus elementos, cuatro de ellos del onceno titular, cuando inicie en junio la Copa Oro de la CONCACAF 2011.

El cuadro taurino tendrá que ceder a cuatro pilares de su equipo titular como son los defensas Rafael Márquez (México) y Team Ream (EE.UU) y los mediocampistas, Dwayne De Rosario (Canadá) y Dane Richards (Jamaica). Adicionalmente, el equipo también tendrá la baja sensible del delantero Juan Agudelo (EE.UU.).

La convocatoria de Márquez y Ream sin dudas debilita una de las defensas más solidas en la liga, por lo que el DT Hans Backe tendrá que recurrir a veteranos como Carlos Mendes y Chris Albright, este último quien apenas regreso de la inactividad por lesión.

La ofensiva del equipo también sufrirá notablemente sin la chispa de Richards y la creatividad de De Rosario. Desde su llegada a Red Bulls, el canadiense ha demostrado su valía dando pases de puro ingenio y motorizando junto a Teemu Tainio la medular de Red Bulls en el mediocampo. Richards es pieza fundamental en el ataque, especialmente en el costado izquierdo, donde desarrolla las acciones con mucha velocidad. De sus pies salió el gol con el que su equipo salió con un valioso empate de visita en Houston ante el Dynamo el sábado pasado.

Por su parte, la ausencia de Agudelo será notoria, ya que el jugador nacido en Colombia viene desempeñando un papel primordial en el ataque, especialmente saliendo de sustituto. Los recientes problemas de lesión del ariete francés Thierry Henry le dan mayor importancia a la pronta ausencia de Agudelo. Esto deja a Backe con un hueco enorme a la hora de barajar nombres para salir desde el banquillo de suplentes.