La afición impulsa a los Timbers a otro triunfo como local

John Spencer estaba tan emocionado después del triunfo 1-0 de Portland sobre el Philadelpha Union que agarró una bandera del equipo y la ondeó frente a la barra del Timbers Army.

Ver resumen: Portland Timbers 1-0 Philadelphia Union

El técnico de Portland siempre ha hablado maravillas del ambiente que existe el JELD-WEN Field, pero hasta la noche del viernes nunca había reconocido el efecto que la afición tiene en el rendimiento del club.
 
Si bien opina que “los jugadores ganan los partidos”, Spencer también cree que su equipo no estaría invicto en casa después de cuarto partidos sin el apoyo del público local.

“Antes de cada partido puedo escuchar los cánticos de los hinchas desde mi oficina [en el estadio]. Para mi… el Timbers Army es una inspiración. Me inspiran a ser un mejor entrenador; también inspiran a los futbolistas a hacer la mejor presentación posible.
 
Hasta el momento, Portland siempre ha hecho partidos inspirados en el JELD-WEN Field. Con su último triunfo ante Philadelphia, los Timbers alcanzaron una marca perfecta de cuatro victorias en igual número de partidos en su recinto, donde han sumado 12 de sus 13 puntos totales esta temporada.
 
En esta ocasión, los ‘leñadores’ lograron los tres puntos gracias a un cabezazo de Mamadou ‘Futty’ Danso, tras tiro libre indirecto de Jack Jewsbury.
 
“Había tenido oportunidades para marcar en los partidos anteriores”, dijo Danso. “Durante las últimas dos semanas los técnicos me ayudaron a mejorar mi puntería”.

Por suerte resultaron los consejos que recibió, y el defensor gambiano pudo celebrar su primer gol de la temporada.

“En el descanso les dije a Futty y a Eric [Brunner] que iban a tener más ocasiones para marcar”, dijo Spencer. “Afortunadamente, Futty no la desaprovechó y la mandó al fondo de la red. Fue un gran cabezazo, a mi juicio”.

Danso, quien formó parte del plantel de Portland que compitió en la segunda división del fútbol norteamericano la temporada pasada, sabe cuán importante es el Timbers Army para el equipo.

“Ellos siempre nos animan y nos han acompañado en las buenas y en las malas. Siempre nos apoyan, y tenemos la responsabilidad de devolverles ese apoyo con muchas alegrías”.

Por su parte, Spencer lleva apenas unos pocos meses con el equipo, pero ya se ha encariñado con la afición de Portland.

“No me imagino trabajando para ningún otro equipo en el mundo”, dijo el DT. “Me encanta estar aquí. El ambiente es incredible – a tal punto que a veces te dan ganas de llorar de alegría”.