Vancouver espera tranquilo a Montreal Impact

Con medio boleto asegurado para la fase final del torneo corto Nutrilite Canadian Championship el cuadro de Vancouver Whitecaps recibe este miércoles al Montreal Impact, con la tranquilidad que le da el triunfo (1-0) conseguido de visita la semana pasada contra el cuadro francófono.

A pesar de no haberlas tenido todas consigo en el partido del sábado contra Columbus Crew, cuando cayó 2-1 por el torneo emelesero, en el campamento albo existe mucho optimismo de poder avanzar fácilmente a la ronda final, cuyo rival sería el ganador de la otra serie entre Toronto FC y FC Edmonton.

Para el entrenador Teitur Thordarson será una prueba decisiva con un plantel que aún no se define en su sistema de juego, jugando con todo y contra todo en algunos partidos, y en otros permitiendo ventajas que le han valido valiosos puntos en la campaña de debut en la MLS.

Eso ha sido un dolor de cabeza para el estratega, quien ha dicho que el equipo debe aprender de los errores del pasado para aspirar por primera vez al título del torneo doméstico, mismo que ha sido dominado por Toronto FC, campeón en dos oportunidades, y el Montreal Impact, que se llevó el primer trofeo en el 2008.

“Desafortunadamente al momento cualquier error por pequeño que sea nos puede costar caro. Es frustrante, pero debemos aprender de esos errores. Necesitamos que el equipo funcione para conseguir goles”, dijo el delantero Terry Dunfiel, anotador del gol que tiene a los albos a un paso de la clasificación.

Aunque Vancouver está en su propio terreno y lleva la ventaja de la victoria pasada, al plantel no se le debe olvidar que el 1-0 no es gran garantía, considerando también que Montreal viene de golear al FC Edmonton,  5-0, por el torneo de la North America Soccer League.

Lo que debe tranquilizar al cuerpo técnico es que tiene elementos incisivos que pueden aprovechar cualquier momento para vulnerar la valla de los francoparlantes, como el juvenil Omar Salgado, anotador de un vistoso gol el sábado contra Columbus, y Shea Salinas, que retornó a la alineación tras la ausencia de varios partidos por lesión.

Sin duda alguna el cuadro local aprovechará los minutos iniciales para tratar de dominar a los montrealenses, apoyados por su numerosa afición que hoy por hoy se constituye en una de las más numerosas y ruidosas dentro de la MLS y el fútbol canadiense.