Santiago Prim: “Vengo por mi oportunidad”

Santiago Prim

Photo Credit: 
Emmanuel Quispe

Tras el éxito de Guillermo Barros Schelotto y Gino Padula en Ohio, Columbus Crew vuelve a nutrirse del fútbol argentino. Ahora es el turno de Santiago Prim, un habilidoso volante proveniente de San Lorenzo de Almagro, que llegó para ser el nuevo conductor de la Pandilla.

Nacido hace 20 años en Campana, en las afueras de Buenos Aires, Prim hizo la pretemporada con el Crew, etapa en la que recibió el visto bueno de Robert Warzycha, y luego de tramitar la visa en Argentina volvió con las ilusiones recargadas. “Tengo entendido de que Estados Unidos es el país de las oportunidades y yo vengo a buscar la mía. Estoy muy entusiasmado por demostrar lo que uno viene haciendo toda su vida”, le confesó Prim a FutbolMLS.com.

Antes de probarse en el conjunto de Ohio, el enganche estaba al tanto de las formidables campañas de su compatriota Barros Schelotto en el club. Por eso remarca que no le daba igual jugar en otro cuadro: “Cuando se puso en la mesa lo de Columbus, sabía lo de Guillermo y me dieron ganas de jugar allí. Desde un primer momento, cuando me puse la camiseta para entrenar, ya quería quedarme y todo el tiempo trabajé para eso”.

Por el sólo hecho de ser argentino y jugar en una posición similar a la del Mellizo, sabe Prim que las comparaciones con el ex astro del Crew caerán por sí solas. Y está preparado para lo que vendrá. “Creo que Guillermo dejó una huella muy grande acá y es un desafío importante si es que la gente va a pretender bastante de mí por lo que él hizo antes”, consideró.

Asimismo, la nueva pieza de Robert Warzycha prometió esforzarse por continuar la buena labor que sus compatriotas hicieron en el pasado: “Intentaré hacer lo mejor posible, dando todo y después juzgará cada uno mi manera de jugar y ver el fútbol. Trabajaré duro para seguir dejando a los argentinos bien parados”.

De Boedo a Columbus, por un sueño de campeón

En la última década, San Lorenzo ha sacado de su cantera grandes estrategas, y algunos, como Darío Bottinelli (Flamengo) y Walter Montillo (Cruzeiro), brillaron tras dejar la institución. Si bien Prim reconoce que no tuvo continuidad en su ex club (jugó dos partidos en 1ra Div.), aspira a seguir los ejemplos de Bottinelli y Montillo: “La vida me trajo por este camino y ojalá que pueda explotar en Columbus para demostrar que puedo jugar en la MLS”.

A fines del año pasado, cuando era parte de la Reserva del club azulgrana, Prim sufrió un desgarro en uno de sus aductores que lo marginó mucho tiempo de las canchas, por lo que ahora sólo piensa en debutar en la MLS. “Me costó salir (de la lesión) pero ahora ya estoy totalmente recuperado y mirando para adelante”, dice. Y acota: “La primera vez que pisé la cancha del Crew fue días antes del partido (contra RSL) por la (Liga de Campeones) CONCACAF y pensaba… ¡Cuánto me gustaría estar ahí adentro y ver lleno el estadio!”.

Desde Argentina, mientras definía los trámites correspondientes para volver a los Estados Unidos, Prim siguió las acciones de su nuevo equipo. “Nos faltó definición”, ya comentaba a la distancia sintiéndose uno más de la Pandilla. Es que el argentino cuenta que estableció una muy buena relación con el plantel, sobre todo con el grupo de sudamericanos.

“(Andrés) Mendoza y (Emilio) Rentería son dos jugadores impresionantes; me gusta como juegan y la garra que ponen”, destacó el volante. Y también se anima a imaginar un tridente con el peruano y el venezolano: “Ojalá en un momento se dé, que hagamos y ganemos grandes cosas”.

En medio de ese entusiasmo por llegar al mundo de la MLS, Prim afirma convencido que en febrero observó un “gran nivel” entre sus compañeros, el necesario para seguir con el papel de animador de la liga como en los últimos años y, al mismo tiempo, él se traza sus propias metas. “Mi idea no es ir y estar de paso en la liga, sino ir a quedarme, jugar y ganar títulos. No quiero estar de paso por la MLS, quiero afianzarme y ojalá que vengan buenos días para Columbus”, anheló.

Sobre la mesa hay una apuesta doble: del Crew en un elemento con escasa experiencia en una primera división, pero con un talento innato para darle una mejor distribución al balón y capaz de afilar a sus delanteros, y también del propio Prim, quien ha llegado a estas tierras persiguiendo su “sueño americano”. La apuesta de ambos está echada.