Gran decepción por la derrota de Real Salt Lake en la Concachampions

SANDY, Utah. – No es para menos la gran decepción en el plantel de Real Salt Lake, quienes perdieron la final de la Liga de Campeones CONCACAF por 1-0 (3-2 en el marcador global) ante Monterrey el miércoles. Todos los elementos monarcas son conscientes de haber perdido una gran oportunidad histórica de ganar un título continental y clasificar al el Mundial de Clubes de la FIFA. Todos han coincidido que estas ocasiones no suelen volver.

“Uno siente mucho dolor porque sabe que estas oportunidades llegan una vez en la vida. La verdad es que no supimos como”, dijo Jamison Olave, el central colombiano del conjunto de Utah.

“El partido lo empezamos jugando al ritmo que nos marcó el público que estuvo impresionante. Pero no supimos definir, y ellos en una sola jugada acertada, definieron el partido. Me voy tranquilo en lo personal, por haber hecho todo lo que pude, pero muy dolido por el equipo porque no pudimos aprovechar el gran resultado conseguido en México”, reseñó el central cafetero.

Álvaro Saborío no estuvo nada participativo en este partido. “Me voy muy triste y decepcionado personalmente porque no pude ayudar a mi equipo a ganar. Ellos metieron un gol y nosotros no tuvimos la chance de hacer el nuestro que nos hubiera dado el trofeo y la clasificación al Mundial de Clubes”, dijo el delantero tico que no cree que el equipo quede tocado para la liga MLS.

“No creo que nos afecte. Nos tenemos que levantar de esto rápidamente. Eso es el torneo que nos queda, y tenemos que centrarnos en él. Estamos haciendo las cosas muy bien y debemos seguir así” señaló Saborío.

A quien se le notó mucho lo tocado y triste que estaba al salir de vestuarios era a Javier Morales, como siempre muy crítico consigo mismo. “No le supimos jugar para darle la vuelta. Arrancamos bien en la primera mitad, pero jugadores como Suazo en una jugada hacen la diferencia. Después no estuvimos nada bien en la segunda mitad. Pagamos la inexperiencia de ser un equipo que sólo ha jugado dos finales y no manejamos bien esos minutos”.

Preguntado por si el resultado dejaba claro la diferencia que existe entre mexicanos y estadounidenses, Morales no tuvo duda en contestar. “En absoluto. Estuvimos muy ceca de ser campeones. Nos quedamos a un solo gol de ellos y ante el mejor equipo de México. Por eso duele más, porque estuvimos muy cerca”.  

Ahora, el Real tiene que volver a centrarse en la liga en la que marcha segundo clasificado con doce puntos, tres por detrás de Galaxy con cuatro partidos más jugados. Y tiene que viajar este fin semana al difícil campo del club de expansión, Portland Timbers.