A Barros Schelotto le gustaría dirigir Columbus Crew en un futuro

GBS suena con ser DT de CLB

Photo Credit: 
Getty Images

BUENOS AIRES, Argentina--En las páginas doradas de Columbus Crew aparecerá a montones el nombre de Guillermo Barros Schelotto. Una Copa MLS y el MVP de la MLS en 2008, así como la Suppoters’ Shield de esa temporada y la siguiente, fueron sus logros en más de tres años de protagonismo en la liga. Suficiente para ser idolatrado y venerado por sus fieles de Ohio.

Desde La Plata, el Mellizo dialogó en exclusiva con FutbolMLS.com y nos anticipó la apertura de su Academia de Fútbol en Columbus junto a su compatriota y ex compañero Gino Padula. Además admite su deseo de ser “coach” del Crew; cuenta las opciones que tuvo para volver a la MLS y habla del sufrido peregrinaje para eludir el descenso con su amado Gimnasia y Esgrima, donde confirma que en junio cerrará sus 20 años de carrera profesional.

-A la distancia, ¿se extraña Ohio?

-La verdad que a mí me gustó mucho el país y la liga. Fue una experiencia muy linda; me encantó Columbus y fui muy feliz allí. Ahora, uno presta atención, investigás cómo están yendo los equipos, cómo forman. A mí la MLS me encantó, el tema de proyectar y la organización que hay… ¡Me encantó todo!

-¿Te ves volviendo en un corto plazo a Columbus?

-No se a Columbus Crew; a Columbus sí. Estuve en enero y vuelvo en julio porque con [Gino] Padula vamos a abrir una Soccer Academy, entonces una vez que termine el torneo acá iré para allá. La queremos inaugurar en el verano y no se si en Columbus me voy a quedar a vivir porque no se lo que será de mi futuro, si estaré dirigiendo acá o no, pero voy a estar ligado a Columbus permanentemente, por eso saqué la Green Card.

-¿Cómo te sienta ser nombrado “el jugador más importante de la historia de Columbus Crew”?

-Me enorgullece ese comentario, pero creo que si uno fue importante fue porque los que tenía al lado lo ayudaron para lograr eso. Fue una ayuda mutua entre jugadores, cuerpo técnico e incluso con el manager [Mark] McCullers que me trató muy bien.

-Por tu huella dejada en Columbus, ¿te gustaría dirigirlo?

-Ojalá así sea. A mí me encantaría dirigir en EE.UU. y más Columbus Crew. Ojalá que quien tenga la decisión en el futuro, yo esté preparado para ser técnico y tenga esa posibilidad.

La evolución de la MLS, según el Melli

-Tu rendimiento en Gimnasia habla bien de tí. ¿Crees que implícitamente también lo hace de la MLS?

-¡Sin duda! Después de estar allá y al estar acá ahora, para quienes dudan de que la MLS ha mejorado muchísimo, esto es una muestra. Fíjate que volví yo y juego; [Franco] Niell y Pablo Hernández, que jugaron poco en D.C., en Argentinos Juniors son titulares. La MLS está mucho mejor de lo que la mayoría cree.

-En tu país aún existe cierto descreimiento hacia la MLS…

-Y eso es típico del argentino, (pensar) que lo nuestro es lo mejor y lo de afuera no es bueno. La MLS físicamente está a la altura de la Argentina totalmente.

-¿Tuviste opciones de volver a la MLS?

-Me llamaron Chivas USA y Philadelphia Union, pero debía esperar casi hasta febrero y a Gimnasia le tenía que contestar a inicios de enero.

-Para Don Garber eres “el máximo ícono argentino” que haya pasado por la MLS. ¿Tiene algún significado para tí?

-Es importante que Garber diga eso y orgulloso de que si es así, que sea así. Ojalá que vayan más argentinos a la liga y que puedan ser campeones.

Gimnasia, su último y más grande desafío

-Al verte al máximo nivel en Argentina, ¿piensas que alguien se estará arrepintiendo de haberte soltado la mano?

-No me detuve a pensar en eso... La MLS tenía un año más de opción y como no se decidieron a fin de año, yo ya podía decidir y opté por Gimnasia. Volví porque era Gimnasia, si no me hubiera quedado en EE.UU. o no hubiese jugado más. Siento que vine a ayudar a salvarlo a Gimnasia de esta situación incomodísima del descenso porque es hasta junio y no juego más.

-¿Cómo le explicarías a la gente de Columbus el presente de Gimnasia?

-Es muy difícil porque nadie entendería cómo se saca el promedio del descenso de tres temporadas. Es muy difícil entender la pasión y la desesperación por un resultado, por cómo estás en la tabla (de posiciones) y demás. Tengo amigos en Columbus que tratan de seguir los partidos por Internet; me felicitan cuando ganamos y cuando perdemos alientan para que no nos caigamos.

-Por tu sentimiento y responsabilidad profesional hacia el club; más las presiones y  urgencias de Gimnasia, ¿sientes que este es el mayor desafío de tu carrera?

-Sin dudas es el desafío más importante porque yo agarro una mochila de dos años y medio y a mí me quedan seis meses nada más. Pero bueno… La responsabilidad a quien le toque en el resultado final, yo me hago responsable.

-Así como en Boca Juniors o Gimnasia, ¿imaginas que un chico estadounidense en unos años diga “Yo vi jugar a Barros Schelotto”?

-[Sonríe] Ojalá que un día vuelva a Columbus a trabajar y que alguien me lo diga.