Mastroeni apenas puede mantenerse en pie ante la férrea marca de Ekpo.

Photo Credit: 
Getty Images