La expulsión de Boss al minuto 30 puso patas arriba el partido para Seattle.

Photo Credit: 
Getty Images