Jamison Olave (der) fue un dolor de cabeza para los atacantes de Red Bulls.

Photo Credit: 
Getty Images