Bradley (izq) y Donovan se abrazan tras el agónico e histórico triunfo estadounidense ante Argelia.

Photo Credit: 
Getty Images