Copa Oro Crónica: Haití le gana a Trinidad & Tobago 2-0 y se mete de lleno en la pelea del Grupo B

Haití logro reflejar su superioridad en el campo y derroto 2-0 a la selección de Trinidad & Tobago. El hombre del PSG, Jean-Eude Maurice fue el gran héroe haitiano al marcar un doblete.

El clásico caribeño se jugó con una gran humedad y mucho calor, es decir un ambiente netamente caribeño en Miami. Desde el inicio del encuentro Haití fue más que su contraparte, pero a diferencia de su partido del debut en la copa, pudieron convertir los goles.

Apenas al minuto 16 cayó el primero de la noche. Jeff Louis, quien había sido uno de los mejores en el once haitiano frente a Honduras, saco un disparo lejano que Jan Williams atajo, pero cometió un error primario al dejar su rechace hacia el centro en lugar de hacerlo hacia un costado. Maurice llego sin marca para tocar a segundo palo y capitalizar el error del arquero.

Trinidad tuvo el empate apenas unos minutos después. Keon Daniel, del Philadelphia Union y quien le había marcado a El Salvador, tuvo un balón a modo en el corazón del área, pero mando su cabezazo desviado. De ahí y hasta el final del primer tiempo los trinitarios mostraron poco y nada.

En cambio Haití busco el segundo con sus variantes ofensivas, entre disparos de larga distancia y jugadas a velocidad. Incluso teniendo aproximaciones ofensivas de 4 contra 3 defensas, pero la ansiedad les hizo equivocar en la decisión final.

Al inicio del segundo tiempo Trinidad tuvo su mejor chance de empatar el encuentro, al igual que en el primer tiempo, a través de un centro y un cabezazo. Esta vez el remate fue de su fuerte y alto delantero Kenwyne Jones, y el remate se estrelló en el poste.

Cuando parecía que Trinidad tenía sus mejores momentos en el partido y estaría cercar de empatar el encuentro, vino una contra letal de los haitianos. El contragolpe lo condujo el mismo Maurice quien abrió hacia la derecha, la triangulación terminaría en un centro raso que buscaba a Jean-Philippe Peguero, pero este no llego a la cita. En su afán por despejar Carlyle Mitchell lo hizo tras haberse barrido, pero para su mala suerte, el balón fue a rebotar a la rodilla de Maurice quien acompañaba la jugada. La rodilla de Maurice envió el balón al fondo de la red.

El segundo gol haitiano cayó al 53, con aun mucho por jugarse y los haitianos gradualmente decidieron que no querían saber más del partido y comenzaban a rechazar el balón más descaradamente a donde fuera. Trinidad tuvo un par de chances, en gran parte gracias al desorden ansioso de los haitianos que ya esperaban el pitazo final. Cabe señalar que hubo una mano clarísima que bien pudo cobrarse como penalti a favor de los trinitarios, pero el árbitro no marco nada.

Al final los haitianos en el banco y en las gradas solo esperaban el pitazo final para festejar, y así fue. Los haitianos festejaron como si hubieran clasificado al mundial, con bailes de Maurice incluidos frente a los aficionados haitianos.